Alex Saab: Un año después, los errores políticos de Cabo Verde